sábado, 24 de noviembre de 2007

El Mal de Aquellos que tienen Precio

Todavía estoy un poco aturdido, pero realmente no puedo esperar a un momento de mayor lucidez.

Acabo de terminar de leer "La Compañía Negra" (The Black Company) por Glen Cook, el primer libro de una saga de fantasía de muy escasa disponibilidad por estos lugares.



El mismo sigue la historia de una Compañía de mercenarios cruelmente forjada a lo largo de varios siglos de lucha, en pleno declive, en un mundo apenas menos duro que ellos mismos. Es la Compañía misma la protagonista; si bien algunos de sus miembros tienen personalidades fuertes, que moderan una cuestionable influencia sobre los hechos que la rodean, es el conjunto de los curtidos guerreros que la conforman el personaje principal; es la compañía como un todo la que elige la bandera de un postor megalómano y maligno.

El narrador es uno de ellos, a quién se le ha encomendado la tarea de llevar al día los anales de los hechos que les ha tocado vivir, tradición que se remonta a los mismísimos orígenes de la Compañía. A veces actor, a veces espectador, el tono que adopta es directo, abrupto y frontal. Si bien a veces intenta describir a sus pares en una luz favorable, no se contiene a la hora de mostrarlos tal cual son. Lo obvio nunca se dice, y aquello que no lo es, aparece con la sutileza de un martillo en boca de los mercenarios.

La atmósfera es increíblemente vívida, opresiva y ajena, llena de fenómenos sobrenaturales que se mueven con confianza y comodidad por toda la trama. Desde el Señor de los Anillos que no me sentía tan involucrado con un libro, tan absorto por sus imagenes, tan entregado a su propuesta. La trama nunca falla cada vez que el autor sube la apuesta, y aquello que es increíble no puede sino ser aceptado; no pude resistirme , y cada detalle de la historia que yo juzgaba débil o incompleto después adquiría una nueva magnitud y significado a la luz de los hechos que le seguían. Sin embargo, más allá del brillo de la idea original, novel y sorprendente, la prosa carece de la elegante perfección y detallismo de la de Tolkien. Eso sí: no tiene nada que envidiarle en cuanto a fidelidad a sí mismo, verosimilitud. Incluso diría que "La Compañía Negra" supera en algunos aspectos (en los que los consideraba insuperables) al "Señor de los Anillos" y al "Silmarillion".


Esta última imagen representa una durísima escena del final de este libro, y es la tapa del juego de Rol montado en base a esta obra.

Como nota final, me siento una suerte de hereje enunciando que existe un libro que le hace sombra al genial Señor de los Anillos... Pero habiéndolo terminado, no puedo evitar admirar a La Compañía Negra.

5 comentarios:

midraed dijo...

Sin duda, arriesgada afirmacion haces Numa... intentare leerlo para poder opinar.
De todas maneras confio suficiente en tu criterio.

Numa dijo...

¡Todavía no me recupero de lo que leí!

Imaginate que tanto me gustó, que no dudo en ponerlo al lado de Tolkien. Por más que se sienta como un sacrilegio...

:D

Anónimo dijo...

Que esto no se convierta en un Blogs de FRIKIS!!!! por dios !!!!

Numa dijo...

Un poco tarde, dado que los bloggers de DeHuevo se zarpan en Freakez.

Changoman dijo...

ay numa... me vas a hacer llorar de emoción con esos comentarios :'). ORGULLO FRIKI!! :P.
Voy a intentar leer el libro, pero coincido con midraed, es fuerte lo que dices.